Amoreane

Intimate Cosmetics

¿Cuáles son los diferentes tipos de lubricantes íntimos que existen?

¿Cuántas veces no hemos ido a comprar un lubricante íntimo y hemos acabado cogiendo el primero que veíamos o el que nos parecía a la vista más atractivo?
Tan importante es saber los usos de los lubricantes íntimos como todos los tipos que existen en el mercado.
Hay una desinformación general entre las personas respecto al uso de estos lubricantes durante las relaciones sexuales, es por eso que aquí os explicamos los diferentes lubricantes íntimos que existen y para qué están destinados cada uno de ellos.

lubricantes íntimos tipos

¿Que tipos de lubricantes íntimos existen?

Lubricantes de base de agua: El uso de estos lubricantes es universal. Sirven tanto como para juguetes eróticos, para penetraciones en las relaciones sexuales, uso vaginal, anal y para masturbación.
La sensación es similar a los fluidos naturales de la vagina, y puedes encontrar con consistencia más o menos líquida según el gusto.
Estos lubricantes son compatibles con los condones y cualquier material en juguetes eróticos como la silicona. Además no manchan la ropa ni tejidos y se eliminan fácilmente de la piel y juguetes.

Lubricantes a base de silicona: Para los que prefieran un lubricante más deslizante y de larga duración la mejor elección son los de silicona, además no se evaporan ni son absorbidos por la piel por lo que su efecto es más duradero. Con unas pocas gotas ya se obtiene la lubricación super deslizante aunque pueden ser irritantes.
Son ideales para el sexo en el agua y sexo anal ya que el lubricante no se disuelve, y son compatibles con los condones.

Lubricantes a base de aceite: Los ingredientes de estos lubricantes son naturales como por ejemplo aceites vegetales o de nuez. Son perfectos tanto para la masturbación femenina como masculina y para juegos anales.
A pesar de que son menos irritantes tienen varias desventajas; Manchan demasiado los tejidos y son difíciles de quitar, no se pueden usar con juguetes sexuales ni productos de látex y tampoco son compatibles con métodos anticonceptivos de diafragma y condones.

Lubricantes anales: Para la práctica del sexo anal es idóneo usar este tipo de lubricante específico, ya que la piel del recto es fina, delicada y no tiene la misma lubricación que la vagina por lo tanto necesita una lubricación mejor preparada.
Estos lubricantes tienen una mayor consistencia que los otros tipos, incluso algunos incluyen ingredientes relajantes o efecto calor para dilatar mejor el músculo.
Es importante que nunca se usen lubricantes anales con lidocaína o benzocaína, ya que estos desensibilizan la piel y la adormecen y se podrían sufrir fisuras o desgarros sin enterarse.

Lubricantes comestibles: Estos lubricantes encubren el sabor y olor de los genitales siendo ideales para el sexo oral. Es recomendable usarlos sólo para uso externo ya que los que llevan azúcar pueden afectar Ph vaginal y hacer que la vagina sea menos resistente a infecciones.